¿Es cierto que Obama tuvo que actuar de mediador en la refriega entre sus mercenarios en La Habana?

(Por TV*)

En un artículo titulado “Obama: esto no es fácil”, el analista de la cadena CNN en Español Jorge Dávila Miguel apuntaba varias hipótesis sobre la reciente reunión del presidente de con la llamada “disidencia” cubana, en su Embajada de La Habana.

Dávila dice que aquel encuentro no fue nada edificante. Aunque nadie sabe a ciencia cierta qué fue lo que pasó, porque la Casa Blanca parece haber convertido en secreto de Estado aquella reunión.

Entre los rumores, se comenta que aquello acabó en la habitual refriega entre familias de mercenarios, pagados –como se sabe y es probado- por los fondos federales de EEUU. La mayoría de los que allí estuvieron, además, se oponían a la propia visita de Obama, siguen apoyando el bloqueo a su país y respaldan las tesis más extremas de la ultraderecha de . Es el caso de las .

Ante aquella incómoda situación, dicen que el propio Obama se ofreció como moderador. Pero que, como nadie le hacía caso, acabó diciendo a la funcionaria Susan Rice la frase cubana que más le gusta: “¡esto no es fácil!”

Desatadas las especulaciones y los rumores sobre la citada reunión, atizados por la propia censura oficial norteamericana, ¿se verá obligada la Casa Blanca a publicar la grabación que tiene sobre aquel encuentro? ¿O habrá que esperar 40 años para que desclasifique lo que ya parece un secreto de Estado?

 

* Texto original

¿Secreto de Estado la reunión de Obama con los ratones?

Basado en un texto de El Duende (Max Lesnik) – Radio Miami.- En la edición impresa del diario El Nuevo Herald en español del día de hoy viernes 25 de marzo se publica en la sección de Opiniones un artículo del colega periodista Jorge Dávila Miguel que bajo el título de “Obama: “Esto no es fácil”,  en el que el  agudo analista de la Cadena CNN en Español abre con una afilada pregunta: ¿Qué le dijeron los opositores al Presidente cuando se reunieron con él este pasado martes en La Habana?

Curiosamente el artículo de Dávila Miguel publicado en la edición impresa del diario miamense no aparece en la versión digital de esa publicación en la Internet de la mañana de hoy, lo que nos hace sospechar que sus editores no desean que la opinión del punzante articulista rebase las fronteras de los 30 mil ejemplares que es la ridícula tirada impresa que circula actualmente en los límites del Condado Miami-Dade, cuando antes  la tirada era de cien mil. ¿Es acaso esto una “media censura” para quedar bien con Dios y con el Diablo? Por lo pronto vale decir que El Nuevo Herald debe cuanto antes rectificar ese amago de media censura y publicar en la versión digital de ese diario el artículo completo del periodista Dávila Miguel. Veremos si lo hacen o no. Que mi gente fuera de Miami quiere saber lo que dice Dávila Miguel.

En cuanto al artículo “Obama: esto no es fácil”  según este dice, la reunión del Presidente norteamericano con los opositores cubanos-yo les llamo ratoncitos pagados por un gobierno extranjero- no fue nada edificante. Aunque nadie sabe a ciencia que fue lo que pasó allí, porque al parecer la Embajada de en debe tener la grabación de dicha reunión clasificada acaso ¿ Secreto de Estado?

Según lo escrito por el periodista de CNN, como no hay una información oficial de lo que allí se dijo en esa reunión, han comenzado a propalarse los rumores. Esto es lo que se dice : “ que si Rodiles empezó a hablarle en inglés a Obama y estuvo a punto de faltarle el respeto; que si Berta Soler le cantó las cuarenta al presidente norteamericano; que a los veinte minutos del encuentro el primer opositor interrumpió al otro que hablaba y ahí empezó todo; que si Elizardo Sánchez contemplaba silente y compungido desde su esquina el panorama; que si en un momento dado los opositores comenzaron a discutir tanto entre ellos que Obama quiso ser moderador, pero como nadie le hacía caso, él dijo desconcertado a Susan Rice- la funcionaria norteamericana que estaba allí cerquita: ¡Esto no es fácil!

Cuando el rio suena – dice Dávila Miguel- es porque algo arrastra y para saber que no arrastra nada lo único que podría hacer la Casa Blanca , si es que le interesa, es liberar la grabación o negar su existencia. En definitiva el Presidente Obama le dijo a Raúl Castro que no temiera escuchar las voces cubanas, así que por la parte norteamericana no debería haber ningún problema en que nosotros también las escucháramos. Son las importantes voces de la sociedad civil cubana. ¿Disimulará algo el gobierno norteamericano? Tenemos derecho a saber, ¿O no?

A mí lo que más me intriga- termina diciendo Dávila Miguel en su artículo, es si Obama pudo calmar la supuesta refriega entre cubanos y verle la cara si de verdad en medio del “jelengue”, se le ocurrió decirle a Susan Rice: “Esto no es fácil”.

¿Hará pública la Casa Blanca la grabación de lo que se habló en la Embajada norteamericana en La Habana en la reunión del Presidente Obama con los “ratoncitos” ? ¿O tendremos que esperar 40 años para que se desclasifique lo que hasta hoy en un secreto de Estado? Los cubanos queremos saber. De eso se trata la democracia y la libertad de expresión. ¿O no? Digo  yo.

Fuente: Cubainformación


 

Have your say