Expectativa por reinicio de diálogos de paz en Cuba

(Por / )

Bogotá, 20 jun (PL) Luego de una pausa para consultas, los voceros gubernamentales y de las reanudarán sus diálogos desde el miércoles en Cuba, ciclo que en opinión de analistas será decisivo para dilucidar cuestiones claves como el cese el fuego bilateral.

La Oficina del Alto Comisionado para la confirmó a Prensa Latina el cambio en el cronograma, pues con anterioridad ese despacho informó que las pláticas serían reiniciadas desde este lunes.

Según el politólogo Ariel Ávila, en las próximas dos semanas ambas delegaciones estarían en condiciones de cerrar ese subpunto (cese el fuego) con un acuerdo trascendental para avanzar hacia el fin del conflicto entre las partes.

En declaraciones a BluRadio, el experto comentó que como resultado de dichas reuniones en la capital cubana las delegaciones de portavoces dan las últimas puntadas a asuntos igualmente cruciales como la dejación de armas o desarme de los guerrilleros y las zonas donde deberán estar ubicados inicialmente.

Considerados nudos gordianos de las conversaciones dichos procesos requieren rigurosos protocolos para su puesta en vigor, que fueron terminados casi por completo, adelantó Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación.

La semana previa el presidente aseguró que ya trabajan en funcionarios de la encargados de planear todo lo concerniente a la supervisión del silenciamiento de los fusiles y la dejación de armas.

Una misión financiada y coordinada por Naciones Unidas (ONU) verificará el cumplimiento de ambos procedimientos con la participación de observadores latinoamericanos y caribeños, voceros del Ejecutivo y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Las condiciones para la reincorporación a la vida civil de los ahora combatientes es otro de los aspectos por perfilar, así como el mecanismo mediante el cual el pueblo refrendará todo lo pactado.

Tras prolongar los debates más allá del 23 de septiembre, fecha a la que habían apostado para concluirlos, los dos equipos dejaron entrever la posibilidad de realizar anuncios importantes en junio.

El asesor jurídico del movimiento rebelde Enrique Santiago, afirmó que de no perderse tiempo en discusiones estériles, este mes podrían cerrarse todos los acápites de la agenda, proyección con la que coincidió Santos, pero aclaró que en esta oportunidad no sería fijado un plazo.

Y aunque aún no salieron a la luz los mensajes esperados (para el término de la conflagración), sí desde han ido dando alentadores pasos y señales, entre los que sobresalen el pacto para favorecer la salida de menores de edad de las filas de las FARC-EP, así como la iniciativa concebida con el objetivo de sustituir cultivos de uso ilícito mediante un plan a ejecutarse de manera conjunta por la Fuerza Pública y los guerrilleros.

Sin definirse todavía el método de validación popular, a lo interno del país comienza la campaña por el Sí, promovida por el Ejecutivo y simpatizantes del proceso de paz, un sector en el que están representados plataformas de izquierda como el Polo Democrático Alternativo, alianzas de trabajadores, campesinos, indígenas, entre otras convergencias.

Desde la otra orilla, el partido de derecha Centro Democrático convoca a una movilización que denominó de resistencia civil para rechazar el llamado Acuerdo Final con las FARC-EP, con el argumento de que generará impunidad.

La recolección de firmas impulsada por el expresidente y actual senador Álvaro Uribe con la pretensión de demostrar una presunta inconformidad ciudadana en torno al proceso de paz, es vista aquí como su última ofensiva dirigida a sabotear los esfuerzos a favor de la distensión.

Así las cosas, investigadores como León Valencia advierten que se trata de una peligrosa estrategia para evitar el cierre del conflicto al tiempo que instó a los defensores de los diálogos a desplegar una gran campaña conjunta por la refrendación.

De momento habría que esperar por las conclusiones del nuevo ciclo, esperanzador para muchos luego de más de medio siglo de guerra interna, que ha dejado unos 300 mil muertos, seis millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 45 mil desaparecidos.

Fuente: Prensa Latina


 

Comentarios

Comentarios cerrados