Responsable de Asuntos Indígenas en Oaxaca, renuncia por matanza en Nochixtlán

, Oax. (apro).- completó lo que hizo el exgobenador Ulises Ruiz Ortiz, “y ahora la rebelión se fue a los pueblos”, dice el exsecretario de Asuntos Indígenas de , , quien ayer renunció a su cargo en protesta por el desalojo violento contra ocurrido el pasado domingo 19.

El exfuncionario considera que su renuncia era lo mínimo que podía hacer ante el ataque de las policías estatal y federal en . Fue muy fuerte y ahora “los pueblos se van a levantar”, porque desde julio de 2015 Gabino Cué “entregó la plaza al y todo”, subraya.

Especializado en asuntos indígenas, Regino Montes señala que en la Mixteca, los Mixes, la Sierra Juárez y la Sierra Sur las comunidades sostienen asambleas “y están muy encabronados y van a reforzar a los maestros”.

Añade: “La rebelión se fue a los pueblos, entonces, el asunto está delicadísimo”.

Los pueblos mixtecos decidieron reforzar la barricada en Nochixtlán y “no hay policía ni Ejército que puedan quitarlos, y el miércoles bajan los pueblos mixes. Esto no lo hizo ni Ulises Ruiz (el exgobernador priista que generó el conflicto sociopolítico de 2006) y ahora este amigo (Cué) completó este triste episodio”.

Entrevistado por Apro, el exsecretario de Asuntos Indígenas dice que pensó que Gabino Cué “sensatamente le pasaría la factura al priista Alejandro Murat (quien ganó la gubernatura el pasado domingo 5), eso es de sentido común. Debió decir: ya no tengo capacidad (de solucionar el conflicto magisterial), y dedicarse mejor a la entrega recepción”.

En el supuesto caso de que desde la Presidencia de la República lo hubieran amenazado o hubieran obligado a Cué, lo que procedía era una convocatoria a la población y negarse a reprimir, adelantando que la policía estatal se opone a ese tipo de violencias, y responsabilizar a y a Miguel Ángel Osorio Chong de estar violando la soberanía estatal y así poder salvar su pellejo, apunta.

“Se hubiera echado tres mezcales (para tomar valor), porque con un mezcal se nos prende un sentido común, pero ahora la factura viene cabrona. No midieron la violencia. Veo delicado el panorama y quizás más muertos, (porque) no les interesa la sangre de los indios, nos ven casi como animales. Hay un desprecio y hay racismo”.

Explica, asimismo, que envió su renuncia a la casa oficial porque no hubo un espacio de encuentro con el gobernador.

En ese documento resaltó: “Toca pues a usted y al titular del Poder Ejecutivo Federal, la alta y delicada responsabilidad de suspender de manera inmediata el uso de las fuerzas públicas e iniciar urgentemente un de diálogo con el Magisterio Democrático y la Sociedad Civil Organizada que lo acompaña, a fin de dar solución a las causas del conflicto que vivimos”.

El exsecretario de Asuntos Indígenas considera que con los hechos de violencia en Nochixtlán, que dejaron un saldo de ocho muertos, “se abre una vieja herida y un nuevo episodio de crispación entre el gobierno y la sociedad, que nos duele e indigna a todos”.

Fuente: Proceso


 

Have your say