Colombia: Enfoque de género en los Acuerdos de Paz de La Habana

Comunicado Conjunto #82

Las delegaciones del Gobierno Nacional y las presentamos hoy el resultado de la inclusión del enfoque de en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la Mesa de Conversaciones.

La inclusión de un enfoque de género en un proceso de como éste no tiene antecedentes en el mundo y busca fundamentalmente crear condiciones para que , y personas con identidad sexual diversa puedan acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de vivir en un país sin conflicto armado.

En la Mesa de Conversaciones somos conscientes que las transformaciones que necesita el país para construir la paz, no podrán ser posibles sin una sociedad que reconozca y respete las diferencias y en donde queden en el pasado las estigmatizaciones y discriminaciones en razón del género.

La subcomisión de género, instalada el 11 de septiembre del 2014 y compuesta por mujeres y hombres, de cada una de las delegaciones revisó e incluyó el enfoque de género en los puntos 1: “Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”, 2: “Participación Política, Apertura democrática para construir la paz” y 4: “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”, y acompañó la construcción del punto 5: “Víctimas” y los acuerdos alcanzados hasta el día de hoy en el punto 3: “Fin del Conflicto”.

Los aportes de las víctimas que visitaron la Mesa de Conversaciones, 60% de las cuales fueron mujeres, de las 18 organizaciones de mujeres y de la comunidad LGTBI, de las 10 expertas colombianas en violencia sexual, de las expertas internacionales y de las ex guerrilleras de varias partes del mundo, fueron fundamentales para enriquecer el trabajo de esta subcomisión. A todas ellas reiteramos nuestro agradecimiento por ayudarnos en esta construcción.

Así mismo, agradecemos la presencia en el acto de presentación de los acuerdos con la inclusión de género y el acompañamiento en este proceso de Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de la entidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer – Mujeres; Zainab Bangura, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Violencia Sexual en los Conflictos Armados; Luiza Carvalho, directora regional para las Américas y el Caribe de Mujeres; Belén Sanz, representante de Mujeres en ; Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior; María Emma Mejía, Embajadora extraordinaria y plenipotenciaria y representante permanente de ante Naciones Unidas; Martha Ordoñez, Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, y el enviado especial de la Unión Europea para el proceso, Eamon Gilmore; así como a las mujeres colombianas e integrantes de la comunidad LGBTI, representantes de las organizaciones sociales, y a los países acompañantes Cuba y Noruega.

La incorporación de un enfoque de género en los acuerdos alcanzados gira alrededor de ocho ejes temáticos: Acceso y formalización de la propiedad rural en igualdad de condiciones; garantía de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y personas con identidad sexual diversa del sector rural; promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación, toma de decisiones y resolución de conflictos; medidas de prevención y protección que atiendan los riesgos específicos de las mujeres; acceso a la verdad, a la justicia y a las garantías de no repetición; reconocimiento público, no estigmatización y difusión de la labor realizada por mujeres como sujetas políticas; gestión institucional para el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres y movimientos LGTBI para su participación política y social, y sistemas de información desagregados.

La subcomisión de género seguirá trabajando para que en los acuerdos a los que se llegue se garantice la inclusión y el ejercicio de los derechos en igualdad de condiciones para toda la sociedad y específicamente para las mujeres y la población LGBTI.


ABC – Preguntas y respuestas sobre el Enfoque de Género en los Acuerdos para la finalización del conflicto armado

Introducción

La Mesa de Conversaciones instaló en septiembre del 2104 la Subcomisión de Género, conformada por mujeres y hombres de las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC-EP, quienes, con el apoyo de expertas nacionales e internacionales, se ocuparon de revisar los acuerdos e incorporar en ellos un enfoque de género.

Esta perspectiva es un tema de igualdad. No se trata de sobrevalorar poblaciones específicas, sino que en la implementación del Acuerdo General y en el desarrollo de los programas de construcción de la paz, hombres, mujeres, homosexuales, heterosexuales y personas con identidad diversa, participen y se beneficien en igualdad de condiciones.

Se trata de establecer medidas para garantizar que se superen las brechas sociales tradicionales que han marcado a la sociedad colombiana como desigual y estigmatizante.

La visión en materia de género va más allá de un cambio en el lenguaje, que debe ser incluyente y no sexista. Se trata de abordar de manera concreta en varios de los temas de los acuerdos, los problemas de fondo de las mujeres en el campo, en la participación política, en el impacto que tiene sobre ellas la violencia causada por el flagelo de las drogas ilícitas, de sus problemas como víctimas y de los riesgos que han enfrentado en el conflicto y los que podrán enfrentar en una etapa de post conflicto.

Perspectiva de género en cada uno de los puntos

Punto 1:” Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma Rural Integral”.

Las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en la economía campesina. Sin embargo, no están en igualdad de condiciones con los hombres para la explotación y el desarrollo del campo.

Por esto se incluyeron medidas afirmativas para observar las necesidades específicas de las mujeres, como por ejemplo: acceso especial de las campesinas al fondo tierras, al subsidio integral y al crédito especial para la compra de tierras.

Medidas específicas para lograr la formalización de la propiedad en igualdad de condiciones, representación equilibrada de hombres y mujeres en las instancia de alto nivel para la formulación de lineamientos generales de uso de la tierra. Se privilegió también el acceso a proyectos de economía solidaria y se incluye una perspectiva de género en el plan nacional para la comercialización de la economía campesina, familiar y comunitaria, promoviendo la autonomía económica y la capacidad organizativa de las mujeres rurales.

Se contempló asesoría legal y formación especial para las mujeres sobre sus derechos y el acceso a la justicia, con medidas específicas para superar las barreras que dificultan el reconocimiento y protección de los derechos de las mujeres sobre la tierra.

En temas de educación se prevé el acceso a becas con créditos condonables e incremento progresivo de los cupos técnicos, tecnológicos y universitarios en las zonas rurales.

Punto 2: “Participación Política: hacía una apertura democrática para construir la paz”

Se introdujeron medidas para facilitar el ejercicio del derecho a la participación de las mujeres en las instancias que aborden el tema de garantías para la oposición; para facilitar el acceso y la efectiva interlocución con las autoridades de todo nivel; asistencia legal y técnica para la creación, promoción y el fortalecimiento de las organizaciones y movimientos sociales de mujeres, jóvenes y población LGBTI.

Protección especializada, individual, colectiva e integral para las mujeres elegidas popularmente y para las defensoras de derechos humanos y lideresas sociales, a partir de evaluaciones de riesgos específicas que consideren no sólo sus amenazas si no a su entorno, como hijos, padres y esposo.

Realización de una Campaña Nacional de Cedulación Masiva, con prioridad en las zonas marginadas de los centros urbanos y en las zonas rurales, particularmente en las más afectadas por el conflicto armado.

Punto 4: “Solución al problema de las Drogas Ilícitas”

En el Programa Nacional Integral de Sustitución -PNIS, se incorporará a las mujeres como sujetos activos de los procesos de concertación en la sustitución voluntaria, reconociendo su rol en los procesos de desarrollo rural. Además se fortalecerá su participación y las capacidades de las organizaciones campesinas de mujeres rurales para el apoyo técnico, financiero y humano.

Para las mujeres que entren en los planes voluntarios de sustitución de cultivos de uso ilícito, se prevén medidas de atención inmediata para garantizar su sustento.

En relación con el consumo de drogas ilícitas, el programa nacional de intervención tendrá un enfoque diferencial y de género para que las acciones que se implementen en materia de consumo respondan a realidades de las consumidoras y los consumidores, y tengan en cuenta la relación entre el consumo de drogas ilícitas y la violencia de género, especialmente con la violencia intrafamiliar y la violencia sexual.

Punto 5: Víctimas

Para que la “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición”, evidencie las formas diferenciales en que el conflicto afectó a las mujeres, se acordó la creación de un grupo de trabajo de género que contribuya con tareas específicas de carácter técnico y de investigación, como la preparación de audiencias de género.

Dentro de la Unidad de Investigación y Acusación de la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP, se contará con un equipo de investigación especial para casos de violencia sexual. Para estos hechos, se obliga a atender las disposiciones especiales sobre práctica de pruebas en la materia incluidas en el Estatuto de Roma.

En relación con los delitos en los que las mujeres se han visto afectadas de manera específica y grave, como el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, así como la sustracción de menores de edad, el desplazamiento forzado y el reclutamiento de niños y niñas, se determinó que no serán amnistiables.

Para las víctimas de desplazamiento que viven fuera del país, se implementaran procesos colectivos de retornos con enfoque de género, que incluya su grupo familiar.

Preguntas y respuestas sobre el enfoque de género en los Acuerdos para la finalización del conflicto armado

1. ¿Estos acuerdos buscan favorecer a las futuras mujeres que se desvinculen de las FARC?

No. La perspectiva de género en los acuerdos, hasta ahora alcanzados, beneficia a todas las mujeres por igual y en esencia busca eliminar las condiciones de inequidad y desigualdad. La Mesa de Conversaciones sigue discutiendo los temas de reincorporación a la vida civil, en el cual las mujeres de las FARC serán un punto central, porque no es igual el regreso a la vida civil de un hombre que el de una mujer.

2. ¿El enfoque de género prevé algún tipo de consideración en rebaja de penas dentro de la Jurisdicción Especial para la Paz- JEP?

No. Se trata de un tema de igualdad, por lo tanto las mujeres tendrán el mismo tratamiento que los hombres en materia de sanciones en la Jurisdicción Especial para la Paz.

3. ¿Habrá un tratamiento especial para las víctimas de violencia sexual?

Sí. El sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición prevé que la violencia sexual es un delito no amnistiable. Además, al interior de la “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición”, se creará un grupo de trabajo de género para evidenciar las formas diferenciales en que el conflicto afectó a las mujeres.

Este grupo de trabajo contribuirá con tareas específicas de carácter técnico y de investigación, como la preparación de audiencias de género y la implementación de planes metodológicos especializados respecto a los más graves hechos de victimización en este delito. Así mismo podrá participar en la conformación de un equipo de investigación especial para casos de violencia sexual en la Unidad de Investigación en la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, que atienda las disposiciones especiales sobre prácticas de pruebas en la materia, incluidas en el estatuto de Roma.

4. ¿Los acuerdos fijan cuotas específicas de participación femenina y LGTBI en cargos de elección popular o en instancias decisoria del Gobierno?

No. La participación de la mujer y los miembros de la comunidad LGTBI no se mide por cuotas, sino en términos de representatividad, competencia y eficacia, que garanticen un equilibrio entre las distintas visiones en la toma de decisiones

5. ¿Cuáles serán las garantías de las mujeres para el acceso a la propiedad de la tierra?

Se acordó la inclusión especial de las mujeres en los planes de formalización de la propiedad y cambios en el régimen de derechos sobre las tierras, que en la actualidad favorece la estructura patriarcal. Se eliminará las barreras jurídicas binarias que le impiden a la mujer acceder a la propiedad de la tierra. En general, se eliminarán las barreras que históricamente le han impedido tener la propiedad.

6. ¿Habrá condiciones especiales para las mujeres rurales y la población LGTBI en materia de créditos para el sector rural?

Sí. Se consideran alternativas de financiamiento en proyectos productivos y líneas de créditos especiales subsidiados a largo plazo, que serán puestos en marcha una vez se firme el .

7. ¿Porque es importante hacer una diferenciación entre consumidoras y consumidores?

Porque el consumo de drogas incide negativamente no solo en temas de violencia contra las mujeres, como la violencia sexual e intrafamiliar, sino por la estigmatización que para ellas significa. La sociedad descalifica de una manera más aguda el consumo en mujeres que en hombres, generando una carga social negativa.

8. ¿Qué experiencias de otras partes del mundo tuvo en cuenta la Subcomisión de género para realizar su trabajo?

Ninguna. Es la primera vez que en un proceso de paz se establece un espacio específico para incorporar transversalmente los asuntos relativos al género a todos los puntos de la agenda. Esto es un tema innovador que incluyó además, la participación de hombres de ambas delegaciones. Tal como lo dijo la representante especial del Secretario General de Naciones Unidas para la violencia sexual en los conflictos, Zaina Bangura: “Este es un mecanismo sin precedente, y su éxito es crucial para alcanzar una paz duradera y sostenible en Colombia, también puede servir como una inspiración para la resolución de conflictos alrededor del mundo”.

9. ¿Hubo participación de la sociedad civil en los análisis de los temas para la incorporación del componente de género?

Como en ningún otro punto la voz de las mujeres colombianas y extranjeras fue escuchada ampliamente: El 60% de las víctimas que visitó estuvo integrado mujeres; 18 organizaciones de mujeres y de LGTBI colombianas. Desde su experiencia en terreno hicieron sus recomendaciones; 10 expertas colombianas en violencia sexual y 10 ex guerrilleras de Sudáfrica, Irlanda del Norte, Guatemala, El salvador, Indonesia, Uruguay y Colombia, dieron sus recomendaciones y además se tuvo el acompañamiento permanente de tres expertas (Colombia, Cuba y Noruega, así como de organización de la ONU).

Fuente: Equipo de Paz. Gobierno de Colombia


 

Have your say