Cuba busca reelección para el Consejo de Derechos Humanos

La isla compite junto a y por dos escaños de  y el  en la entidad de la , que en 2006 sustituyó a la cuestionada Comisión de Derechos Humanos, por sus manipulaciones y críticas selectivas contra naciones en desarrollo, y a la cual la mayor de las Antillas fustigó recurrentemente por ese papel.

Según fuentes diplomáticas consultadas aquí por , el país caribeño cuenta con muchas posibilidades de lograr la reelección para el período 2017-2019, a partir de su ejecutoria en materia de , tanto a nivel doméstico como internacional.

participó de forma muy activa en las negociaciones que llevaron al nacimiento del Consejo hace una década, con propuestas dirigidas a garantizar su existencia como un foro para el diálogo y la cooperación en el sector, alejado de los dobles raseros.

Asimismo, es parte de la mayoría de los instrumentos internacionales en la materia y defiende la solidaridad mundial como vía para impulsar la inclusión de los más vulnerables.

En su candidatura al Consejo, la isla manifestó su compromiso de seguir trabajando a favor del objetivo de lograr que todas las personas en el planeta disfruten de los derechos humanos, sobre la base del respeto a la Carta de la ONU. La mayor de las Antillas ingresó al órgano de 47 países en 2006 hasta 2009, cuando fue reelecta por otro período de tres años.

A partir del límite de dos mandatos consecutivos, retornó al Consejo de Derechos Humanos para la etapa 2014-2016.

Además de Cuba, Brasil y Guatemala, que compiten por América Latina y el Caribe, aspiran a entrar o seguir en la entidad con sede en Ginebra: Egipto, Ruanda, Sudáfrica y Túnez por África; Arabia Saudita, China, Iraq y Japón en representación de Asia; Estados Unidos y Reino Unido por Europa Occidental y otros Estados; y Croacia, Hungría y Rusia por Europa Oriental.

Solo en las regiones de América Latina y Europa Oriental quedará fuera del Consejo un candidato, porque en el resto coinciden la cifra de pretendientes y la de escaños a ocupar.

En las últimas semanas, Occidente ha realizado una campaña -con organizaciones no gubernamentales y medios de prensa como punta de lanza- para acusar a Rusia, China y Cuba, entre otros países, de no cumplir con todas las expectativas en materia de derechos humanos.

Tales posiciones llevan a algunos gobiernos, sobre todo los empeñados en construir su propio modelo de desarrollo, a insistir en que el Consejo no debe regresar a las prácticas de manipulación y selectividad que llevaron al descrédito de la extinta Comisión.

Fuente: Cubahora


 

Comentarios

Comentarios cerrados