Elecciones en Ecuador, entre la solidaridad y la corrupción

(Por )

El 2 de abril tendrá lugar la segunda vuelta en las elecciones ecuatorianas. En la primera convocatoria electoral realizada el 19 de febrero, el candidato del partido gobernante obtuvo el 39,36 por ciento de los votos, lamentablemente no le alcanzó para obtener la victoria total, dándole el paso al candidato derechista, quien sacó un 28,09 de los votos.

En estas elecciones no solo están en juego las políticas de Ecuador y el futuro de sus 16 millones  de  habitantes; si no que se pone sobre el tapete dos modelos en Latinoamérica; uno representado por gobiernos populares con políticas distributivas, de ampliación de derechos y visibilidad para las clases más vulnerables; el otro enarbola políticas neoliberales que benefician a “los de siempre’’, las oligarquías y las corporaciones. A pesar que en estos últimos 20 años hubo cambios  importantes en nuestra patria grande con asunción de líderes democráticos y representativos de sus pueblos como , , , ; en estos últimos 12 meses, vendavales derechistas llegaron al poder; rememorando las décadas de los setenta y noventa, donde las  políticas que beneficiaban a mayorías fueron desplazadas en beneficio de  los bancos, los dueños de la tierra y  los monopolios extranjeros.

Pareciera que el día 2 de abril sería muy fácil elegir, ya que los dos candidatos representan políticas completamente distintas.

Lenin Moreno es el continuador de las políticas llevadas a cabo durante la presidencia de Rafael Correa; donde  salud y educación fueron los pilares del  gobierno, beneficiando a los más vulnerables. Vicepresidente desde 2007 al 2013, Moreno luchó por mejorar la vida de los discapacitados, para quienes dirige la Fundación Manuela Espejo, que brinda ayuda legal y técnica a más de un millón de personas en el país.

El otro candidato a la presidencia Guillermo Lasso representa a los sectores banqueros. Dedicó parte de su vida a los negocios privados; dueño de un banco, fue partícipe de la mayor estafa cometida a los ecuatorianos, en el tristemente celebre feriado bancario de marzo de 1999; momento en que se decidió la “suerte” de millones de ecuatorianos que se vieron despojados de casi dos mil millones de dólares de sus depósitos. Muchos tuvieron que emigrar, otros pasaron a engrosar el 70 por ciento que permaneció sumido en la miseria, viendo desaparecer la moneda nacional, el sucre, que luego sería reemplazado por el dólar.

El banquero Lasso además está implicado en Panamá Papers. Según una investigación de la periodista argentina Cynthia García y el Diario del mismo país, el candidato de la derecha ecuatoriana, posee 50 cuentas “offshores” y una fortuna incalculable, aunque pareciera que no le resulta suficiente y va por más ganancias. Según un artículo de El Centro de Investigación de PolíticasEconómicas, (CEPR, en sus siglas en inglés), Lazzo habría propuesto la eliminación de impuestos en transacciones financieras que lo beneficiaria a él y su familia.

Acorde a sus intereses económicos son las propuestas electorales: creación de un millón de empleos, reducción de impuestos, anulación de la ley de comunicación; así como interesante es el nombre de su agrupación política: Creando Oportunidades (CREO). Lo que no queda claro, es quienes serán los  beneficiarios de estas “oportunidades”.

Para terminar esta nota, me gustaría decirle al pueblo ecuatoriano que miren los espejos de la región. Los ejemplos de Argentina y Brasil son lo bastante elocuentes para saber a quién votar el domingo 2 de abril. En el caso de Argentina, el presidente Mauricio Macri prometió “Pobreza Cero’’; en un año de gobierno: 1.5 millones más de pobres. En Brasil Michael Temer-  presidente ilegítimo -, quién anunciara en sus discursos que iba “a terminar con la corrupción’’, está  implicado en el caso Odebrecht , el caso más grande de fraude en Brasil.

Dijo : “el pueblo nunca se equivoca”.

No lo sé, lo que estoy segura que a veces; no tienen memoria.

Fuente: Blogs Telesur


 

Comentarios

Comentarios cerrados