Luis Almagro: la última de sus traiciones

(Por Anahi Rubin)

El actual Secretario de la Organización de los Estados Americanos , llega al reconocimiento  político de la mano del ex presidente uruguayo , con quien compartió  gobierno desde 2010 al 2015.

proviene del Partido Nacional, donde militó en diversos  grupos: Divisa Blanca,  el Movimiento Nacional de Rocha y finalmente en Propuesta Nacional. “Una vez que el grupo desapareció las circunstancias y su sensibilidad  llevaron a Almagro a abandonar el Partido”, comentaba el ex canciller Álvaro Ramos; tratando de explicar el “pase” de Almagro desde un Partido de derecha a un Movimiento de izquierda como es el Frente Amplio.

En 1999 Almagro pasa a integrar el Movimiento de Participación Popular (MPP), grupo perteneciente al Frente Amplio. Comienza  asesorando a José Mujica en el Ministerio de Ganadería y finalmente ejerce el cargo de Canciller de la Republica del Uruguay, cuando Mujica es electo Presidente.

A pesar de su “exitosa” carrera política, Almagro recibió muchas críticas en su país, donde fue acusado de sucesivos cambios ideológicos. Sus mismos compañeros del Partido Nacional, entre los que se destacan el periodista  Antonio Mercader,  expresó: “El zigzagueo político es una constante en su carrera”.

Esas inclinaciones zigzagueantes  se hicieron más  evidentes cuando en el año 2014 el actual Secretario de la OEA, viajó a   en una Misión de y según declaro en ese momento  quedó “impactado” con las denuncias de persecución política de la oposición al gobierno Bolivariano. Ya Luis Almagro demostraba su verdadero pensamiento y su alineación con la derecha; ideología  que le abriría tiempo más tarde las puertas a la Secretaria General de la OEA.

Estos corrimientos ideológicos le costaron  una carta muy crítica de  el actual Senador y  Ex Presidente  Mujica; quien  recordó a Almagro, “que lo había ayudado a ingresar a la Organización de Estados Americanos; pero que se ‘arrepentía’ y agregó , “que los hechos transcurridos le demostraron que estaba equivocado en haberlo apoyado”.

Mujica, también criticó duramente el silencio del Secretario de la OEA, sobre los sucesos de Haití, Guatemala y Paraguay y contrariamente su  férrea oposición al gobierno del Presidente Nicolás  Maduro.

Bueno, a decir verdad Almagro también tuvo sus apoyos; Álvaro Uribe, Mariano Rajoy, José María Aznar y Felipe González,  también enfilaron sus cañones contra Venezuela, apoyando la  decisión del secretario de la OEA  de implementar  la Carta Democrática contra ese país. Todos los medios de comunicación hegemónicos, así como varios gobiernos neoliberales de América Latina no se quedaron atrás, y exigieron  la expulsión de Venezuela también, pero para disgusto de todos ellos y principalmente para Luis Almagro;  el Consejo Permanente de la OEA no apoyó esa decisión; prevaleció la sensatez y se decidió retomar el diálogo entre el gobierno Bolivariano y la oposición.

Luis Almagro quedó “desubicado políticamente” ante esa circunstancia;  pero siguió con su embestida contra los gobiernos populares; esta vez le tocó a .

La isla sigue en su batalla para lograr el levantamiento del bloqueo impuesto por desde 1960; a pesar de los importantes pasos dados entre el Presidente y el ex Presidente , todavía queda mucha pelea diplomática por dar.

Sin embargo la derecha continental no cesa con sus agresiones y sus objetivos de “influir y entrometerse” en las políticas cubanas.

Como ya lo anunciara el Presidente Castro, habrá un recambio generacional y por lo tanto otro miembro del Partido Comunista será  elegido por la Asamblea Nacional para sucederlo en el gobierno.

Pero pareciera que este anuncio ha producido el incremento de las agresiones contra la política cubana; no solo desde el exterior sino dentro del mismo territorio  Cubano. Aunque son grupos minoritarios, tienen el poder del dinero y el mediático, cuya usina principal se encuentra en Miami. Sabemos que  desde el comienzo de la Cuba enfrentó y enfrenta todo tipo de  provocaciones, cuyo objetivo final es horadar la ;  lo que cambia son las herramientas y los personajes que son elegidos para  esa “tarea”.

En esta semana la ONG Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, liderada por Rosa María Payá-hija del fallecido activista opositor Oswaldo Payá- organizaron un encuentro  para entregar el premio Oswaldo Payá, “Libertad y Vida”, en la ciudad de .

Uno de los elegidos para recibir esta distinción fue Luis Almagro, a quien el Gobierno Cubano le negó la visa para ingresar al país; principalmente  por considerar que participaría en una actividad que sería utilizada desde el exterior para  desestabilizar la revolución.

Obviamente estas  provocaciones no son nuevas, así como tampoco  los organizadores de las mismas. Fundaciones, ONG, Centros supuestamente democráticos, a los que se suman blogueros,  ex presidentes con deseos de gloria  y ahora se incorpora como  personaje central: El Secretario de la OEA.

Cuál es el objetivo tras esta actividad organizada por Payá y respaldada con la Fundación para la Democracia Panamericana; fundamentalmente afectar  los acuerdos con Estados Unidos y seguir entrometiéndose en las políticas internas de Cuba.

Muy penoso que alguien como Luis Almagro que un momento representó a un gobierno de izquierda y acompañó políticas populares del ex Presidente Pepe Mujica;  se encuentre ahora alineado con las derechas del continente; dando la espalda y el  silencio ante millones de latinoamericanos agobiados por las políticas neoliberales de esos mismos gobiernos que él apoya.

Fuente: Blogs Telesur


 

Comentarios

Comentarios cerrados