Madres de Plaza de Mayo cumplen 40 años de lucha

40 años de lucha no se cumplen todos los días. Por eso, para las Madres este 30 de abril era una jornada histórica, que querían disfrutar a flor de piel en la Plaza de Mayo.

Ver discurso de Hebe de Bonafini | Ver galería de fotos de ES Fotografía

Antes de eso, habían realizado una serie de festivales y conciertos –para jóvenes, de tango y de folklore– e inaugurado una exposición de fotos en la Biblioteca del Congreso Nacional.

El domingo, amaneció luminoso y expectante. La presidenta de la Asociación, , fue a la Plaza a las 7 de la mañana, para acompañar a un grupo de jóvenes, encargado de iniciar todos los preparativos.

A esa hora, en una silenciosa Plaza de Mayo, se comenzó a montar un gigantesco muro de tela con los rostros de los desaparecidos, incluyendo las tres Madres secuestradas por la Marina, y pañuelos blancos. Ubicado sobre el vallado que divide la Plaza en dos, el objetivo era que los 30.000 estuviesen más presentes que nunca y que, al menos por ese día, se tapase la Casa Rosada.

El inmenso muro fue una de las atracciones de la jornada cuando, a partir del mediodía, la Plaza comenzó a recibir cantidad de gente, mucha de ella munida con mate y reposeras.

A las 13:45 la combi de la Asociación con doce Madres ingresó a la Plaza y fue recibida por un mar de aplausos y cánticos. Sobre el escenario, el Coro CUMPA les dio la bienvenida con algunos temas de su repertorio.

Luego, llegó el turno del primer discurso del día, a cargo de Carlos Cuevas, referente de La Puiggrós y del Centro de Educación de Nivel Superior “” de Laferrere y nieto de Esther Ballestrino de Careaga, una de las tres Madres desaparecidas. Cuevas brindó detalles de su propia historia, ya que la hija desaparecida de Esther fue recuperada, pero su madre decidió continuar la lucha, desapareciendo ella un tiempo después. “No hubo manera de convencer a mi abuela de dejar el país. Ella quería estar acá, en Plaza de Mayo, junto a sus compañeras hasta que aparezcan todos los hijos. Eso muestra lo que eran y lo que son las Madres”. “Por eso queremos agradecerles y celebrar su lucha, que para nosotros es una guía. 40 años combatiendo la injusticia. Gracias Madres, las amamos y hasta la victoria siempre”, afirmó conmovido.

Posteriormente, cuando ya muchísimas personas participaban de la actividad, el conductor cordobés, Emanuel Rodríguez –que habitualmente lleva a cargo el unipersonal de humor político Peroncho– presentó al director de la revista ¡Ni un paso atrás!, Demetrio Iramain, que se convirtió en el segundo orador de la jornada. Iramain, expresó su orgullo y emoción de acompañar a las Madres en su 40º aniversario y destacó que “las Madres de Plaza de Mayo le dejan a este pueblo un camino marcado que hay que transitar sin hacerse los tontos”.

A las 15:30, las Madres desplegaron su cartel con la consigna “La falta de trabajo es un crimen” para marchar alrededor de la Pirámide como cada jueves. Debido a la cantidad de gente presente debieron cambiar de planes y hacerlo sobre la calle. Así la multitudinaria movilización recorrió Hipólito Yrigoyen (en sentido contrario al tránsito), continuó por Avenida de Mayo hasta Perú, donde retomó Yrigoyen para volver a ingresar a la Plaza. Los cantos y los aplausos fueron una constante de la marcha, que se realizó a ritmo lento –al que las Madres pueden dar con sus largos años– pero efervescente.

El inicio, además, se demoró unos minutos y Hebe se encargó de explicar por qué: “Me llamó Cristina recién. Nos manda un saludo y nos pide que sigamos firmes en nuestra lucha, que no bajemos los brazos, porque con nosotros está el pueblo”, explicó.

Sucedía un momento histórico, de enorme trascendencia: las Madres marchando acompañadas por una multitud y recibiendo el apoyo de la expresidenta. No sería el único, porque las emociones continuarían a lo largo de la jornada.

Posteriormente, siguió el show musical, en esta oportunidad a cargo de Ignacio Copani, quien cantó varios temas de estricta actualidad, celebrados por la muchedumbre. Tras él, Pablo Requero, músico uruguayo, continuó con el show.


Luego, Hebe de Bonafini dirigió, desde los pies del escenario, unas breves palabras al público presente, como antesala de la inauguración de la Plazoleta Madres de Plaza de Mayo, que sucedió inmediatamente después con el descubrimiento de un cartel alusivo y un pañuelo de venecitas, empotrado en el espacio en el que jueves a jueves montan su puesto. “Vamos a inaugurar un monumento con un pañuelo y la plazoleta Madres de Plaza de Mayo”. Antes de que las Madres caminaran los pocos metros que separaban el escenario del monolito, Hebe agregó sonriendo que era un “regalito” para la Ciudad. Así, quedó inaugurada, al borde del círculo surcado por la eterna marcha de las Madres, alrededor de la Pirámide.

Luego, la murga “La Que Se Viene” continuó con el show, haciendo bailar y reír al público presente. Walter Correa, Secretario General de Obreros Curtidores y referente de la Corriente Federal de los Trabajadores, fue el siguiente orador:

“Este gobierno de la oligarquía que con estos patrones coacciona está implementando las mismas políticas económicas de la dictadura en contra de nuestro pueblo”, afirmó. “Hay un montón de trabajadores que todos los días pelean contra este modelo, que no son esos 15 pavos reales que se pavonean en los canales de televisión”, agregó.

Otra de las sorpresas de la tarde fue cuando las Madres Sara Mrad, de Tucumán, acompañada de Irene de Chueque, de Mar del Plata, subieron al escenario para leer una carta enviada por presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, a la Asociación. Morales recordó la lucha de las Madres como “una lucha que se entrelaza con las luchas de los pueblos indígenas originarios, campesinos de nuestra América, luchas por la dignidad y la soberanía, contra el capitalismo y su expresión neoliberal”. “Saludamos sus 40 años de constancia y resistencia –dice la carta para finalizar–, y les pedimos que nunca dejen de luchar. Mi respeto y mi admiración por su modelo de organización y ejemplo de lucha para la liberación de nuestros pueblos”.

Luego continuó la música con los tambores de Cafundó, que se abrieron paso entre la multitud para terminar frente a las Madres haciendo bailar a Hebe. La propia Presidenta de la Asociación subió, a continuación, al escenario, para entregar dos pañuelos en reconocimiento a las labores del periodista y abogado Pablo Llonto, y de la organización italiana Kabawill, grupo de apoyo y acción política con sede en Pescara.

Hebe indicó que “cualquier explicación quedaría corta” refiriéndose al compromiso de Llonto, al que calificó como “un hombre de todas las horas, los minutos y todas las luchas con la humildad más grande”.

Visiblemente emocionado, Pablo Llonto agradeció a Hebe y a todas las Madres de Plaza de Mayo. Luego de recibir un sentido aplauso por parte de todos los presentes, Llonto compartió una historia personal que cruzó su vida con la historia de las Madres. “Cuando con mi compañera, Ana Ale, surgió la pregunta de qué fecha elegir para casarnos, la Negra pidió que nos casáramos el 30 de abril de 1991 en homenaje a las Madres de Plaza de Mayo”, confesó Llonto.

Antes de finalizar reivindicó la lucha de las Madres a lo largo de estos 40 años y agregó que “en los miles y miles de compañerxs que en cada rincón del país pelean y luchan por una justa, libre y soberana;  por una Latinoamérica libre y revolucionaria. Ahí están los hijos y las hijas de las Madres”.

Luego, Hebe brindó los argumentos de porqué las Madres decidieron entregar el segundo pañuelo de la jornada a Kabawill: “Es un grupo que nació del amor, hoy hay 22 italianos aquí, ya que todos los años vienen para esta fecha. Antes estudian castellano para entendernos, pero el amor no precisa lenguaje, idiomas: es la mirada, el abrazo, el beso, la comida, los días que pasamos juntos. Renato, que organizó este grupo, ha sido el hombre que más giras de las Madres organizó, de una punta a otra de Italia. Por eso decidimos que Renato se lleve en la mano y el corazón el pañuelo de las Madres para todos los compañeros de Italia”. Visiblemente emocionado, Renato intentó poner en palabras la emoción que recorría su cuerpo: “Gracias Madres. Lo tomo en nombre de Kabawill, de la caravana que vinimos. Este año hay gente de Génova, de Roma, de Pescara, de Abruzzo, pero hay muchas personas más que no pudieron viajar. Hoy es el décimo año que viajamos”, explicó. Luego ponderó algunas posturas de las Madres: “Antes de pedirnos algo, lo han hecho ellas antes. Ellas cambiaron su vida y cambiando su vida empezaron a cambiar Argentina. No nos han contado teorías, sino la práctica y haciendo la revolución. Se puede luchar contra todos los Gatos, nosotros tenemos al nuestro, sin ser como ellos”, culminó.

Sentada, “no porque soy vieja, sino porque estoy a punto de desmayarme de la emoción”, Hebe brindó un largo discurso pasadas las 19, frente a las miles de personas que acercaron a la Plaza.

“Agradezco desde el alma a los que trabajan en la casa de las Madres, a los que nos transportan, a los que nos acompañan día a día en esta tarea que llevamos adelante hace 40 años. También pienso en las compañeras que no están y en las que están pero casi no pueden caminar. Quiero que sepan que las Madres somos muy orgullosas, que muchas no quieren usar sillas de ruedas… Por eso ustedes son ahora nuestras piernas”, continuó.

Hebe agradeció la presencia de quienes estaban allí “en nombre de mis hijos, de todos los maravillosos hijos que soñaron un día con un país mejor, que soñaron que se podía, que todos los días pensaban y hacían cosas nuevas”. “La vejez trae muchas cosas malas, pero es lindo cumplir años y crecer. Con los años uno aprende muchas cosas. Y vaya si nosotros aprendimos. Aprendimos en nombre de nuestros hijos, esos maravillosos hijos que soñaron con un país mejor, que no se quisieron ir a vivir al exterior cuando la cosa se puso dura, que sabían muy bien lo que estaban haciendo y que quisieron dar la vida por la patria. Por esta hermosa y querida patria”, sostuvo

“Aunque les parezca mentira, Néstor y Cristina hicieron realidad el sueño de ellos –continuó–. Nos dejaron un país increíble, lleno de felicidad. Néstor también dio su vida, estaba enfermo y siguió igual porque quería una patria mejor”. “El mejor homenaje que nos hizo el mundo entero fue el que nos hizo Néstor diciendo que nosotros éramos sus madres y nuestros hijos sus compañeros”, agregó.

Más tarde, como lo hace siempre, Hebe dedicó algunos minutos a hablar de la coyuntura política actual bajo el gobierno de Cambiemos. “Tenemos que estar preparados. Lo único que tenemos que hacer es laburar. Hay miles, millones de pibes, que están laburando, y eso me llena de orgullo”, advirtió, y luego aseguró que el Gobierno “va a ir por todo”, que “está en nuestras manos decir ‘pará la mano Macri’, no te va a resultar fácil porque hay un pueblo que pelea; es un pueblo que sufre, que no tiene trabajo, que sus hijos no comen”.

“Lo más importante que nos pasa a las Madres es sentir que nuestros hijos viven. Estuvimos acá todo el día y no vimos la Casa de Gobierno porque la tapamos con la cara de nuestros hijos, con nuestros pañuelos, gracias a este mural enorme que construimos con tanto trabajo”

Entre aplausos, prosiguió: “Vienen momentos difíciles. Perón decía que hasta con la mierda se hacen ladrillos, el problema es que a los ladrillos les queda olor a mierda. Hay que estar en los barrios y nada de timbrazo. Hay que estar codo a codo con la gente. Vamos a tener que hacer muchas plazas como estas. Ellos vienen por todo. Y está en nosotros decir pará la mano Macri, no te va a resultar tan fácil, porque hay un pueblo que lucha y que pelea. ¡Y dejá de negociar con los yanquis porque te van a dar por el culo!”

“Queridos todos, gracias por este abrazo inmenso que nos dieron hoy todo el día. Los quiero mucho. Las Madres seguimos de pie, tenemos un montón de proyectos para seguir esta lucha. Y sepan que me propongo vivir 40 años más, aunque sea sólo para joderlo a Macri”, culminó dando paso al cierre musical a cargo de la Bersuit, que transformó la Plaza en una celebración colectiva: una fiesta multitudinaria para celebrar 40 años de lucha.


Ver galería de fotos de (click para ampliar):

Fuente: Asociación Madres de Plaza de Mayo / Fotos: ES Fotografía


 

Have your say