Laureles y olivo

La nueva canción de , a un año de la partida física del Comandante .

 

Laureles y olivo que han reverdecido

gracias a tu aliento de sabio hacedor

te extrañan un día y al otro

te echan de menos, yo noto

que faltan tus letras tus gestos

en plazas y escuelas, en rostros.

Halcón navegante del todo

que has volado para nosotros

enséñanos ese misterio

para hacer con luz un país.

Cómo es tu tesoro de humano y amigo

que ningún disparo ha podido contigo

cómo se lo haces en desiertos perdidos

en un mundo tirando a gris.

A un año de ausencia, mi viejo

tu llama en el pecho es tan fuerte

que acaso yo soy una suerte de voz

con clara directriz.

Veré cómo crecen tus nietos,

les contaré tus historias, tus retos

presiento que ha sido difícil

cuando me preguntan por ti.

Describir sin tu imagen más pura

esculpida por manos, ternura,

en los parques al lado de Martí.

Cómo el zambrán te ceñía los sueños

cómo tus botas aplastaban tus miedos

cómo tu gorra era un astro del cielo

y cómo tus manos hablaban por ti.

Y al cabo pienso que fue mejor luego

tu voluntad de dejarle al silencio

espacio y tiempo porque imaginemos

y así aprender de tus cosas al fin.

El modo que un hombre se marcha y se queda

la forma en que la humanidad te hereda

aquella manera en que el sol nos calienta

si hacemos lo que tu espíritu alienta.

Solo así puedo decir

que te merecemos al fin.

Laureles y olivo que han reverdecido

cubriendo ese rombo

que nos libertó

demuestran que no eres

un ser del olvido

que fuiste al futuro traernos el sol

con tus firmes pasos

padre, hermano, amigo

aunque pase el tiempo jamás te diremos adiós.

Raúl Torres


 

Have your say